Compartir

Las cerraduras al pasar el tiempo sufren, debido a eso es notable el desgaste y deja de funcionar adecuadamente. Para evitar esto es necesario hacer mantenimiento cada seis meses, no quita mucho tiempo y hace más duradera la cerradura.

Normalmente una de las características más notables para hacerlo es cuando la llave empieza a girar mal o se atasca, la mayoría de casos es por falta de grasa en la cerradura. En ocasiones cuando las cerraduras funcionan mal es por estar atascada u obstruido su mecanismo interno por algún objeto o sustancia que se haya acumulado con el tiempo.

El primer paso a realizar es engrasar la cerradura, para ello es recomendable usar grafito en polvo el cual podemos adquirir en cualquier ferretería. En caso de no poder comprar el grafito se puede usar la punta de un lápiz(estos contienen grafito) repetidamente sobre la llave, al tener suficiente grafito en la llave se introduce en la cerradura, girando la llave varias veces repitiendo este proceso hasta que se reparta por la cerradura.

Otra sugerencia es usar vaselina o grasa para cerrojos, sin embargo esta manera es más complicada ya que se debe aplicar dentro de la cerradura y habría que desmontarla. No es aconsejable usar aceite o grasa donde quede pegado el polvo del ambiente ya que al pasar el tiempo puede incrustarse dentro de la cerradura impidiendo su funcionamiento.

El exterior de las cerraduras se debe limpiar con un paño poco húmedo sin utilizar disolventes y objetos afilados que pueda rayar o destruir la tapa que proteje las cerraduras. Al momento de sacar copia de las llaves, se debe verificar si están bien cepilladas ya que al quedar partículas de latón se araña el interior de la cerradura estropeándola.

¿Qué Opinas?