Compartir

El cambio de la cerradura de alguna de sus puertas es una tarea bastante simple que proporcionará mayor seguridad a su hogar.  Para ello, sólo necesitará seguir estos sencillos pasos que le proponemos:

 

1. Quitar la cerradura de la puerta vieja

– Extraer de la cerradura de la puerta: Este paso determina que marca de cerradura tiene. Podemos encontrar la marca de la cerradura impresa en el pestillo o en la llave. Una vez determinada la marca y el modelo no necesitará reemplazar la cerradura vieja por un modelo exactamente igual. Sabiendo la marca, el estilo y las características de la cerradura vieja podrá escoger otro modelo compatible que encaje y funcione perfectamente

– Medir la perilla de la puerta: El hecho de medir el tamaño de la perilla le ahorrará complicaciones a posteriori. Muchas veces las cerraduras de las puertas de delante y atrás son más grandes que los juegos de interiores. Para medir la perilla, se colocará una cinta de medir desde el borde del pestillo de la puerta al centro de la perilla de la puerta o cerrojo. Cerraduras Online le informa que la mayoría de las cerraduras modernas acostumbran a ser de 6 cm o 6,5 cm de diámetro, pero es mejor tener la medida exacta para evitar errores y dolores de cabeza. Las cerraduras viejas pueden variar en tamaño pero generalmente son más pequeñas.

– Retirar la perilla interior: Si es posible, retire la perilla interior soltando los resortes que sostienen la perilla en su lugar. La perilla de la puerta saldrá fácilmente y en la puerta sólo quedará la cubierta decorativa. Si no puede acceder a los flejes de la perilla antes de quitar la cubierta decorativa, retire la cubierta interior antes de quitar la perilla.

– Quitar la cubierta decorativa interior: Los tornillos de la cubierta puede que no sean visibles una vez quitada la perilla: si es así, mire a lo largo del borde y busque un agujero, en el que a veces se esconde un tornillo allen. Si los tornillos son visibles, simplemente extráigalos. Si no hay agujeros o tornillos ocultos, la placa está encajada en su sitio. Utilice un destornillador plano delgado para hacer palanca sobre la tapa con mucho cuidado. Así, el mecanismo de la cerradura quedará al descubierto.

– Desmontar la cerradura: Desmonte las secciones del bloqueo aflojando los tornillos interiores. Quite los tornillos que fijan la sección de cierre interior al exterior. Podemos encontrarlos en la mitad interior de la perilla y, una vez quitados ambos tornillos, tire de cada mitad del mando inmediato de la puerta.

– Retirar el conjunto del pestillo: Retire los dos tornillos del conjunto del pestillo por un lado de la puerta. Además retire también la placa de la huelga en la jamba de la puerta. Mantenga las nuevas placas y compare: si son de la misma medida es mejor dejar las viejas en su lugar. Extraiga y sustituya los tornillos. Si no puede hacer que los tornillos encajen, empuje una pequeña astilla de madera (o dos) en el orificio de tornillo y retírela a ras con el borde de la puerta.

2. Sustituir con una nueva cerradura

– Instalar el pestillo: Cincele los huecos desiguales en el pestillo para que el nuevo cierre se ajuste perfectamente. Coloque el pestillo en la ranura: si se ajusta cómodamente, no tendrá que agregar más tornillos hasta que se hayan instalado el resto de partes de la cerradura. Si el pestillo nuevo no permanece cómodamente en la ranura, ajuste los tornillos en el pestillo y apriete.

– Instalar la nueva cerradura: Asegúrese de que la sección de llave queda en el exterior.  Deslice las piezas externas en el agujero, a través del conjunto de pestillo. Sostenga paralelo al piso, inserte el conjunto interior deslizando la hoja de la parte exterior de la cerradura. Inserte los tornillos y apriételos. Asegúrese de que las placas que se fijan a la jamba estén alineadas con la nueva cerradura. Si no es así, es aconsejable sustituirlas.

 

– Probar el funcionamiento del pestillo y el mecanismo de cerradura con la llave: Pruébelo con la puerta abierta para evitar que se bloquee e impida el paso.

– Apretar los tornillos restantes: Y compruebe la accesibilidad. Su nueva perilla debe abrirse y cerrarse con facilidad.

3. Quitar el cerrojo viejo

– Desmontar el cerrojo aflojando los dos tornillos exteriores: Esto le permitirá tener acceso al interior del cerrojo

 

– Utilizar una llave allen para quitar los tornillos del interior del cerrojo: La llave hexagonal debe de ser capaz de aflojar el mecanismo del cerrojo desde el interior. Retire el cilindro interior y el externo. Si no puede quitar los tornillos con una llave allen, quizás deba perforar el cerrojo con un taladro para quitarlo.

 

– Aflojar los tornillos por el lado de la puerta para quitar el cerrojo: Saque el viejo cerrojo y limpie cualquier residuo restante de la ranura del cerrojo.

4. Substituir con un cerrojo nuevo

– Orientar e instalar el cerrojo nuevo en el lado de la puerta: Asegúrese de que la parte superior de la cerradura queda hacia arriba. Después de alinearla, instale el cerrojo y asegure por un lado de la puerta con dos tornillos. No apriete demasiado.

 

– Alinear las lengüetas de ambos cilindros, tanto en el interior como el exterior en el controlador del cerrojo: Las lengüetas de ambos cilindros están apoyados por un lado y curvados en el otro. Coloque las dos lenguas en el cilindro de manera que los lados se toquen entre sí. Para facilitar la instalación, adapte un cilindro primero, y luego el otro; colocar los dos al mismo tiempo puede ser difícil.

 

– Atornillar los tornillos de la parte interior de la puerta: Atornille los dos tornillos y fije firmemente.

 

– Comprobar que el cerrojo haga su trabajo como debe: Coloque la llave en el cerrojo y gire. Debe tener un giro fluido. Compruebe que el cerrojo está centrado.

¿Qué Opinas?